jueves, diciembre 25, 2008

De obsesiones

Nuestra alma se alimenta de nuestras obsesiones, pero también esas obsesiones nos pueden consumir el alma. Saber encontrar el equilibrio nos separa de la lenta muerte del tedio o de la esclavitud de la locura. Nosotros elegimos.

2 comentarios: