lunes, marzo 29, 2010

Remilgados esnobs

Creo que es la mejor definición de Gilbert Norrel. Su discípulo, Jonathan Strange, también lo es, pero en menor medida. Posiblemente contagiado por la aristocracía inglesa de principios del siglo XIX.

Vacaciones en semana santa

Este año no sufriré mucho por la semana santa. No hijo no. Esta vez tengo vacaciones. Toca estar en casita los primeros dias (lúnes a miércoles), así como recogidito, sin estresssss, rehuyendo la marabunta de nazarenos.

Por cierto, fue bonito ver ayer, a los niños y no tan niños, vestidos de chaqueta y meando en las calles poco transitadas, con una maceta de wisky en la otra mano. ¿Lo haran en sus casas? Como los 'señores', meo donde mis santos cojones quieran.

Me estoy volviendo un gruñón.

sábado, marzo 20, 2010

Falsas dramatizaciones

Me pregunto a santo de qué ponen en los informativos de la tele esas absurdas dramatizaciones de algunos sucesos -lo típico del hijo que le pide algo a la madre o el bar que no puede poner café porque la luz o el agua esta cortada-.

Da la impresión que como no veamos lo que nos dicen, no nos lo vamos a creer. En fin, cosas de la tele.

lunes, marzo 15, 2010

Una cosa lleva a la otra

Existen varias razones para apuntarse al sindicado, pero una de ellas era que aparecía en mi declaración de hacienda, por lo que pagaba al sindicato, luego se desgravaba. Así que no perdía nada.

Cierto es que cada vez que he necesitado información sobre aspectos importantes de mi contrato he encontrado apoyo en los enlaces sindicales y consejo sobre el proceder que tenía que seguir. Con lo que estaba bien devolver el servicio, apuntándome al mismo. Por esos motivos, cuando lo hice por el mes de Agosto me pareció una buena idea.

Ahora mismo, meses después, cuando en la empresa en la que estoy se ha formado el comité de empresa de la delegación de Sevilla, he visto que podía aportar algo más, con lo que me apunte en la candidatura.

No es que nos traten mal en la empresa, ni mucho menos, simplemente es una forma de que se tenga en cuenta una voz, las de los 'curris', que nunca viene mal. Por lo que también me volvió a parecer otra buena idea.

No es menos cierto, que en nuestra profesión (los informáticos) no solemos prestar mucha atención a estas cosas, porque a nuestro trabajo se une un grado de 'estoy trabajando en lo que me gusta' y por ello no tengo porque quejarme de nada.

Pero ese es el error, no se trata de quejarse, se trata de que se cumplan las cosas, igual que se nos pide que cumplamos con nuestro trabajo. Como la ilusión/ganas que le ponemos al curro no se puede medir, ni se tiene en cuenta, al menos podemos exigir ciertas cosas, que al redundar en nuestro beneficio, a la larga también redundarán en el beneficio de la empresa.

Desconozco a donde me llevará todo esto, pero al menos creo que estoy haciendo lo correcto, que no es poco.

sábado, marzo 06, 2010

Déjalo para luego

Sábado por la mañana, tengo que levantarme para mover el coche, que por la noche no lo deje del todo bien aparcado. Cuando regreso, preparo un desayuno -sandwich de tres pisos y cafelito con galletas-. Mientrás doy buena de él, escucho como llueve. Vuelvo a la cama, que esta calentita y aún es temprano, queda todo el fin de semana para hacer cosas. Domir por las mañanas cuando llueve, sin tener que levantarte, es un gustazo que pocas veces puedo permitirme.

lunes, marzo 01, 2010

Magia oxidada

Durante las últimas semanas he vuelto a tener que programar en C para un proyecto en el que estoy colaborando en la ETSII y me veo que estoy oxidado. Lo que antes, en apenas dos tardes lo hubiese tenido listo, ahora me cuesta el doble de tiempo y tengo que recurrir al libro de Kernighan & Ritchie, para ver como se hacian ciertas cosas.

Por cierto, una idea peregrina: ¿Hacer un programa puede ser el equivalente a escribir un conjuro?1

1Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia. Tercera ley de Arthur C. Clarke.