domingo, octubre 23, 2011

Cuando ganar es contraproducente

Lo de Miguel Illescas y Olga Alexandrova en la última ronda del campeonato de España de ajedrez me ha dejado sorprendido. Illescas, ocho veces campeón de España llega a la última ronda con 6'5 puntos y se enfrenta en la ronda final con Alexandrova que tiene 6 puntos. En otro enfrentamiento, Alvar Alonso con 6 se enfrenta con Manuel Perez que también tenía 6 puntos. Si Illescas gana, se lleva el título, si empata con Olga y Alvar gana, el campeón es Alvar. Y si ganaba Olga, ella hubiera sido la campeona de España.

Bueno, pues Illescas acuerda tablas con Olga en una partida sin lucha de diez movimientos, mientras que Alvar gana su partida, llevándose el campeonato. Algunos podrán decir que si las tablas rápidas, que si la falta de lucha, etc. Pero realmente no es así, hay algo más.

El dato que  falta es que Illescas está casado con Olga Alexandrova, con lo que si uno de los dos hubiesen ganado, muchos habrían podido decir que había tongo, con lo que era más conveniente para ellos no luchar y arriesgarse a perder el campeonato, como así ha ocurrido.

sábado, octubre 22, 2011

Deseo cumplido con Les Luthiers

Hasta ahora me tenía que conformar con grabaciones descargadas del aMule, pero hoy me he levantado con el sueño cumplido, un antiguo deseo de ver en directo un espectáculo de Les Luthiers que se hizo realidad ayer noche, cuando fui a ver la obra "Los premios Mastropiero" en el Palacio de Congresos de Sevilla. Son sensacionales.

martes, octubre 18, 2011

Libros de ajedrez aburridos

No dejo de pensar que los libros de ajedrez son muy aburridos. La mayoría de ellos se limitan a desgranar una interminable sucesión de partidas y movimientos, con comentarios en forma de análisis de ordenador que cualquiera en casa su casa, equipado con un equipo medio, puede obtener.

Falta en ellos la narrativa de contar la emoción de un duelo de alto nivel, entre dos intelectos y sin mas armas que su capacidad de pensar. Que posiblemente se han podido enfrentar antes y que ahora pueden probar cosas nuevas para sorprender a su rival. Y falta contar lo que otros piensan sobre dicho enfrentamiento, las posibilidades que ven de ganar a uno u otro y los motivos en los que se basan para pensarlo.

Dos de los libros que cumplen con esto que digo son Bobby Fischer de D. Bjelica (que no tiene ninguna partida y es más una biografía que un libro de ajedrez) y El Campeonato Mundial de Ajedrez de Gufeld y Lazarev (que contiene las partidas mas significativas de cada duelo por el titulo mundial, así como una breve reseña de cada duelo). Del resto, ninguno se salva.

sábado, octubre 08, 2011

Tema repetido de Robert Sawyer

Ahora que estoy a punto de terminar el libro 'Flashforward' de Robert Sawyer me ha sorprendido la repetición del tema de la explosión de la estrella que se convierte en agujero negro, igual que pasó con el libro 'El cálculo de Dios' del mismo autor.

Respecto a la historia del libro, comparada con la historia de la serie basada en el mismo libro, es más simple la del libro, aunque la de serie al final hace bluff por todos lados y lo que es peor, la dejaron inconclusa. En el libro al menos, de momento no es así.

viernes, octubre 07, 2011

Circo del sol espectacular

Esta vez si que no hubo problemas con la representación y ha sido espectacular en todo. En muchos momentos sucedían tantas cosas sobre el escenario que te perdías, no sabía donde poner los ojos, ante tantas cosas con las que quedarte embobao. Y la música no es un mero acompañamiento, nada de eso, es preciosa.

Me queda el mal sabor de boca por culpa de la suspensión de la primera vez que fuimos y que por ese motivo, esta vez no teníamos unos asientos tan buenos como la primera vez.

domingo, octubre 02, 2011

Esos vámpiros insoportables

La lectura de consumo me trajo el libro Guerra de Sangre de Robert Weinberg. Es un libro ambientado en Vampire: La Mascarada. Mientrás más leo, mas pienso que él que lo ha escrito es imbécil, además me reafirma en que todo lo que rodea a la ambientación moderna (Anne Rice tiene gran parte de la culpa) de los vampiros es insoportable. Pongo una escena que ilustra el grado de insoportabilidad.

Dos supervámpiros megapoderosos buenísimos de la muerte se reunen en un cafetería para hablar de sus maquinaciones. Durante el tiempo que están allí controlan mentalmente a la gente que les rodea para pasar desapercibidos. Todo correcto, son muy discretos. Pues bien, los vampiros se levantan y pagan con un billete de cincuenta dólares las bebidas que han pedido, pero la pobre camarera ni nínguno de sus compañeros saben ni lo que han pedido. Es más, cuando se dan la vuelta para decírselo, los vampiros se han largado, dejando el dinero de bote. Discrepción total.

Concusión: Los vámpiros y Elric de Melniboné tienen que ser primos.