domingo, noviembre 15, 2015

Las tardes de domingo son siempre tardes de otoño

Para recuperar mi coche, he tenido que montarme en el autobús y cruzar media Sevilla, ya que anoche salí y me perjudiqué un poco, por lo que regresamos a casa en taxi. Montarse un domingo por la tarde en el bus es extraño. No tengo recuerdos de haberlo hecho otras veces y mi cabeza, en estado vegetativo, aún afectada por las secuelas de la resaca, no es muy fiable.

Mirando por la ventana del bus, le comentaba a una amiga esto mismo, da igual la época del año en que estemos, los domingos por la tarde siempre son otoño. Quizás los viernes y los sábados sean la primavera y verano respectivamente, pero lo del domingo es claro, siempre son otoño.

Coppermine

Hay un grupo nuevo que se ha subido al carro de la banda sonora que llevo siempre encima. El grupo se llama Coppermine y pude asistir a un concierto que dieron en el Fun Club a finales de Octubre, confirmando la impresión que me dieron cuando escuché su disco. Allí pude hablar con uno de los miembros del grupo, Anthuan Jimenez, que me pareció un tipo accesible y muy orgulloso de su trabajo.

Ya dieron un concierto anteriormente, el 26 de Junio, en el Cicus, pero las circunstancias se aliaron para que no pudiera asistir. Desde ese momento me interesó el grupo y pedí, vía una amiga que trabaja en el Cicus, si podían conseguirme el último disco de ellos, titulado "I miss your hat". Las referencias eran buenísimas, pero el hecho de no ir la primera vez que quise verlos, incremento mis ganas de escucharlos.

Pese a no ser un entendido, me gustó mucho su directo, en el que tocaron no sólo canciones de su último álbum, sino algunas canciones de su próximo disco, por lo que estoy deseando de escucharlo cuando lo graben.

Mis canciones preferidas son Bad Game, Your Dirty Money, It's Time To Recap, Summer Love y sobre todo We Do What We Do, que no me canso de tararear sin darme cuenta. Pero el resto de canciones son igualmente recomendables.

Record de distancia

El fin de semana pasado pudimos hacer la ruta más larga hasta el momento. Salida desde el parque de San Jerónimo y llegada a Guillena. Cuarenta y un kilómetros en tres horas. Este fin de semana hemos repetido parte del camino, pero quedándonos en el arrollo de los molinos, haciendo una ruta de treinta kilómetros.

Esta última ruta la repetiremos varias veces para ir viendo nuestra evolución, además de que nos permite recuperarnos mejor. Creo que la caña que nos dimos en la ruta de Guillena no es lo mas conveniente. Es mejor ir paso a paso.

Un cambio importante: como no terminaban de gustarme las calas, opte por por otras de fácil desenganche.

La primera sesion de juego

Hace unas tres semanas dirigí la primera sesión de juego con el grupo de amigas de Rocío. Después de la sesión preparatoria de personajes pudieron empezar a jugar de verdad y comprobar cómo se juega al rol. En la partida, introduje algunos cambios en la historia respecto a la versión anterior que dirigí y he encontrado la forma de enlazar la historia con una segunda parte que tenia ideada, pero me faltaba ese nexo de unión que no terminaba de encajar del todo.

Quizás dividir la historia en dos grupos no haya sido lo más conveniente para un grupo de jugadores noveles, pero me permite estar más encima de los jugadores. Era un riesgo que tuve que asumir para facilitar las explicaciones. En la siguiente sesión espero que los personajes ya están juntos, aunque no depende de mí.