lunes, marzo 15, 2010

Una cosa lleva a la otra

Existen varias razones para apuntarse al sindicado, pero una de ellas era que aparecía en mi declaración de hacienda, por lo que pagaba al sindicato, luego se desgravaba. Así que no perdía nada.

Cierto es que cada vez que he necesitado información sobre aspectos importantes de mi contrato he encontrado apoyo en los enlaces sindicales y consejo sobre el proceder que tenía que seguir. Con lo que estaba bien devolver el servicio, apuntándome al mismo. Por esos motivos, cuando lo hice por el mes de Agosto me pareció una buena idea.

Ahora mismo, meses después, cuando en la empresa en la que estoy se ha formado el comité de empresa de la delegación de Sevilla, he visto que podía aportar algo más, con lo que me apunte en la candidatura.

No es que nos traten mal en la empresa, ni mucho menos, simplemente es una forma de que se tenga en cuenta una voz, las de los 'curris', que nunca viene mal. Por lo que también me volvió a parecer otra buena idea.

No es menos cierto, que en nuestra profesión (los informáticos) no solemos prestar mucha atención a estas cosas, porque a nuestro trabajo se une un grado de 'estoy trabajando en lo que me gusta' y por ello no tengo porque quejarme de nada.

Pero ese es el error, no se trata de quejarse, se trata de que se cumplan las cosas, igual que se nos pide que cumplamos con nuestro trabajo. Como la ilusión/ganas que le ponemos al curro no se puede medir, ni se tiene en cuenta, al menos podemos exigir ciertas cosas, que al redundar en nuestro beneficio, a la larga también redundarán en el beneficio de la empresa.

Desconozco a donde me llevará todo esto, pero al menos creo que estoy haciendo lo correcto, que no es poco.

1 comentario: