jueves, octubre 30, 2008

Con los guantes de colores

Me dicen que soy un exagerao, quizás sea así, no lo voy a negar, pero tenía muchas ganas de ponerme esta mañana mis guantes de colores de dedos descapotables.

El pingüino de peluche de la mesa del curro esta pensando en pedirse unos para él. Se lo noto en la mirada, le corroe la envidia.

Aunque tengo la sospecha de que no sabe donde ponérselos.


3 comentarios:

  1. Jajaja. A mí m gusta tu pingüi. Creo q pq m recuerda a unos helados q había antes en los bares.
    Dios! No pienso más q en comer xDD

    ResponderEliminar