viernes, noviembre 07, 2008

El robo a la armería y otros sueños

El último sueño de la noche pasada ha sido ridículo. Intentaba robar una armería junto con mi hermano y mi primo. Yo no sabía ni manejar un arma, ni siquiera cargarla. Para asaltar la armería, antes teníamos que quitarle un arma de los mostradores. Los dependientes se daban cuenta y nos tuvimos que ir de allí antes de que nos cosieran a balazos. Volvíamos a intentarlo por la tarde haciéndonos pasar por dos de los dependientes de la tienda. Los otros dependientes no se daban cuenta de que eramos nosotros pero los clientes que llegaban notaban algo raro, ya que seguíamos sin saber usar una puta pistola. Tampoco sabíamos donde estaban las cosas.

El primer sueño transcurre entre las montañas, en una selva, donde hay un campamento de investigación de un tio multimillonarios. Soy un niño chico que se mete entre las habitaciones futuristas donde viven los investigadores.

El sueño del medio va de trenes. Voy con un coche por la antigua vía del tren que recorría mi pueblo antes de que la quitaran por las obras de la Expo. Intento con el coche llegar a tiempo para montarme en el tren que va a salir. No voy a la estación, sino que me monto en el tren desde las vías de carga, corriendo entre ellas y subiendo al tren antes de que saliera.

3 comentarios:

  1. Mm, igual no son sueños inconexos, sino q son capítulos de un sueño-historia.

    ResponderEliminar
  2. Admiro tu habilidad para recordar sueños. Alucinante...

    ResponderEliminar
  3. Mysia: Lo veremos en siguientes capítulos.

    Pájaro: Va por rachas, tanto el recordarlos como el tenerlos.

    ResponderEliminar