domingo, julio 20, 2008

El borrado de la historia

Muchos políticos han olvidado que la historia se escribe en los libros y no en sus calles. Estoy en desacuerdo con quitar de las calles las estatuas y cambiar los nombres del régimen franquista. Quitarlos no borra un periodo de nuestra historia que considero lamentable, vergonzoso -y todo tipo de adjetivos que consideren oportunos para mostrar mi rechazo a él-.

El régimen franquista fue malo, pero todos deben recordarlo para que no se repita. Algunas personas se pueden sentir ofendidas porque pueden ver que el que una calle lleve su nombre sea un homenaje a lo que hizo o a lo que representa. Añádenle una placa a la estatua, indicando que hizo y porque no debe repetirse. Conviertanlas en homenaje a las víctimas. Eso anula cualquier tipo de honor que pudiese darse.

Jugar con esas cosas no esta bien, porque ¿donde esta limite de cosas a borrar?. Lo que son calles a renombrar, mañana serán cuadros a borrar y después libros a quemar. Si olvidamos nuestro pasado y las razones por las que no estuvo mal, lo podemos repetir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario