viernes, marzo 15, 2013

Tocayo a medias

Supongo que el nombre que ha elegido el nuevo papa no me permite llamarlo tocayo.

De todas formas, ese cambio de nombre me da pié a la siguiente reflexión. En una empresa cualquiera, cuando ascienden a alguien a un puesto con mayores responsabilidades, no se le cambian el nombre, sólo adquiere el pseudónimo 'nuevo cabrón'.

Nota aclaratoria: cualquier parecido entre una empresa y la iglesia católica es meramente casual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario