miércoles, marzo 27, 2013

La última lámpara

He tenido que pillar a mi señora con las defensas bajas porque he conseguido lo siguiente:
  • Llevarla a ver lámparas un miércoles santo.
  • Comprar una lámpara.
  • Y que fuera la que yo he elegido.
  • Sólo visitar una única tienda (Calero).
O lo mejor quién está con las defensas bajas soy yo y todo es un plan retorcido de Ella (con mayúsculas) para conseguir comprar la última lámpara que quedaba por poner en casa y que encima, me crea que todo se debe a una decisión tomada por mi en un ataque de impetuosidad pelusil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario