lunes, agosto 16, 2010

La cartilla de ajedrez

Hoy le he contado a Rocio como aprendí a jugar. Es una historia que cuenta cuando me enseñaron a mover las piezas en el colegio. De cuando nos juntábamos algunos amigos a jugar entre nosotros y el Antoñito sabía hacer el mate pastor y nos curraba a todos. De cuando mi tio Gabriel me regalo la cartilla de ajedrez de Ricardo Montecatine que se publicó en el 87 coincidiendo con el mundial entre Karpov y Kasparov. De como fuí aprendiendo sólo, leyendo la cartilla, que es un manual para dar los primeros pasos. De cuando luego me mudé a Camas y jugué en la Gynkana del instituto Tartessos ganando al cerebrito del COU1, y de como luego me ficharon unos 'individuos' en un equipo que se sacaron de la manga. Y de como, años más tarde esos individuos se convirtieron en algunos de mis mejores amigos.

Y esa cartilla me la he encontrado hoy, en pdf, lista para imprimir y utilizarla para enseñarle a Rocio, que quiere aprender para ganarle a sus padres.

1 Supongo que al chaval aquel no le sentaría nada bien que un niñato de primero le ganase dos de tres partidas en la final delante de toda su clase -celebraron de antemano que ganaría-. Nunca supe quien fué. Es posible que quedará marcado para siempre y sea un villano de película esperando una oportunidad para vengarse... Menos mal que no llegue a maestro, sino estaría preocupado.

4 comentarios:

  1. Ya podrías enlazar la cartilla

    ResponderEliminar
  2. Puse el enlace incorrectamente, pero corrijo el error.

    ResponderEliminar
  3. Prefiero el parchis, o la oca, el ajedrez es un juego muy violento.

    ResponderEliminar
  4. A lo mejor dentro de poco no lo podrán jugar los niños y crearan una versión 'lite' tipo teletubbiechess donde no se puedan 'comer' las piezas

    ResponderEliminar