sábado, diciembre 19, 2015

Mi ventana indiscreta

Durante el mes que llevo en el dique seco he desayunado casi todos los días en la cocina. Desde allí puedo observar el avance de las obras del edificio de al lado. La obra consiste en terminar el acerado que rodea al edificio. La colocación de los adoquines de la acera se asemeja al juego del tetris.

No dejo de pensar que me he convertido en el protagonista de la película de Alfred Hitchcock la Ventana indiscreta. Un James Stewart1 de la vida.

Pensaba que era Cary Grant, pero estaba equivocado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario