domingo, diciembre 06, 2015

Guía de Supervivencia a la sala de Observación en Urgencias del Hospital Virgen del Rocío

Encontrarse postrado en una cama de un hospital en la sala de observación de urgencias, con una vía intravenosa por donde te meten suero, calmantes y antibióticos, además de una bolsa pegada a la espalda a la que está conectada un catéter que sale del riñón para poder drenar líquido del riñón (sangre y orina), da para pensar.

Unido a las condiciones de la sala, cada vez que tenía que ir a orinar (que era aproximadamente cada cuarenta y cinco minutos), repetía el siguiente proceso.
  • Levantarme con mucho cuidado por el lado en el que tenía el palo del que colgaban las bolsas al que estaban conectadas a la vía intravenosa del brazo.
  • Al levantarme, antes de poner los pies en el suelo, buscar las zapatillas y colocármelas correctamente. Este proceso lo hacia con los pies, arrastrando las zapatillas hasta ponerlas en su sitio.
  • Mirar que no estuviese enredado el tubo que conecta la bolsa pequeña con la bolsa grande de la cama.
  • Levantarme de la cama y coger con la mano derecha el palo con ruedas y la bolsa grande, e irlo arrastrando rodando muy despacio, sin prisas, para cruzar la sala y buscar el cuarto de baño.
  • No apoyarse en el palo, ya que tiene ruedas y te puedes caer.
  • De los dos cuartos de baños disponibles, tenía que coger el que no tenía ducha, que me permitía colocar la bolsa de la pared en el lado derecho sin tocar el suelo.
  • Encender luz con el codo una vez abierta la puerta.
  • Buscar el papel higiénico para limpiar la taza del váter antes de sentarme en el real trono.
  • Recoger pantalones para que no toquen el suelo (es importante cerrar la puerta, con el codo izquierdo cuando paso al cuarto de baño).
  • Liberar líquidos sin hacer fuerza. Esto es muy importante, no forzar la máquina para evitar problemas.
  • Levantarse despacio y tirar de la cadena.
  • Agarrar bártulos y colocar papel higiénico en su sitio.
  • Limpiarse las manos.
  • Salir del servicio y dirigirme a la cama a la misma velocidad que la ida, prestando atención a los pacientes y personal sanitario que están pululando por la sala. No es plan de chocar con alguno de ellos.
  • Una vez en la lado correcto de la cama, desenrollar cables y colocarme en posición para acostarme. Antes hay que dejar bien colocado la bolsa grande y sentarse en la cama, pasando los pies por encima de los cables de la bolsa y que los cables del brazo no queden por debajo del cuerpo.
  • Hacer un poco el gusano en la cama para encontrar la posición correcta. Dejar las sábanas bien dobladas para poder taparme posteriormente.
Como también era consciente de que pasaría allí algunos días, supuse que era importante mantener la cabeza activa y seguir unas normas básicas como las siguientes:
  • Preguntar y recordar nombres de todo el mundo: enfermeros, auxiliares, pacientes, celadores y doctores.
  • Fijarse en los turnos del personal.
  • Entablar conversación con los vecinos de la sala, esto ayuda también a tus compañeros de la nave espacial.
  • Tratar con corrección exquisita a todo el mundo, no cuesta nada ser correcto y te ayuda a sentirte mejor. Si en la vida normal es bueno, cuando estas enfermo se vuelve más importante si cabe.
  • Hacer una nota mental con las preguntas que tengas que hacer a los doctores. Si puedes pedir una libreta, te vendrá mejor para no olvidar preguntas.
  • Comer lo que te ponen, aunque no te guste, pero no te lo tienes que comer todo si no tienes hambre, pero al menos pruébalo todo. No hay que olvidar que estas en una cama y el consumo de energía es inferior al de una persona sana.
  • Limitarse a comer lo que te dan en el hospital, evita que traigan cosas (aunque sea un bocadillo de jamón como hizo mi padre). Habrá tiempo luego de comerse todo eso cuando salgas del hospital.
  • Insisto, anotad en una libreta todas las preguntas que se te ocurran.
  • Si te están suministrando calmantes, dosifícalos si puedes. No te pueden dar todo el que quieres, así que intenta aguantar el dolor.
  • Fijarse en los goteros y preguntar los nombres de las bolsas que te ponen. Puede ocurrir que en el cambio se le olviden darle a algún interruptor y no pase el líquido.
  • Si la bolsa se llena (pasado el litro), pedir que la cambien. No es plan de ir arrastrando la bolsa de dos litros por toda la sala cuando llevas además el palo con las  bolsas del gotero y el pijama se te cae.
  • Controlar las comunicaciones con el exterior, limitando las mismas a la familia y amigos mas cercanos, reservando batería del móvil. No olvidar poner en silencio.
  • Cuidar vía intravenosa moviendo poco el brazo al que la tienes conectada, evitaras nuevos pinchazos.
  • Si notas dolor en donde la vía está conectada, avisa a los enfermeros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario