miércoles, abril 16, 2008

Tres y veintiseis AeMe

A esa justa hora, con diecinueve segundos, del día doce de abril, se paro el reloj. Las pilas se quedaron sin fuerzas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario