miércoles, septiembre 15, 2010

Reformas incomprensibles

Hace unos años la crisis comenzó con un problema debido a una gigantesca burbuja inmobiliaria con la que se habían estado lucrando algunos pocos a base de prestamos hipotecarios de locos en un esquema similar a los fraudes piramidales.

La crisis dio paso a la reformulación del sistema capitalista para ayudar a los bancos que habían estado jugueteando con paquetes de miles de hipotecas -no hacían hipotecas, sino que compraban y revendían paquetes de hipotecas a otros bancos- porque a los pobres los habían timado otros. La ayuda llegó en forma de dinero (público, de nuestros impuestos) de los estados a los bancos para que estos tuviesen liquidez.

Ellos juegan con nuestro dinero en forma de ahorros, dinero que se gastaron en sus juegos de bolsa. Estaban en una situación delicada si nos hubiésemos puesto a reclamarles nuestros ahorros.
En realidad, estábamos todos en un situación delicada.

Y ahora, no sé porque nos llegan diciendo que claro, que estamos en crisis porque el mercado laboral es poco flexible y para recuperarse de ella hay que reformar el mercado laboral. Tócate los cojones. ¿Que coño me he perdido en estos meses?

No hay comentarios:

Publicar un comentario