sábado, marzo 05, 2022

GOTO SanlucarBarrameda:

Técnicamente empezó hace dos años. Lo que parecía una ruta loca cuando escuché que había gente que la hacía, sobre todo por el modo tan faltó de preparación. Hacer 110 km no es algo que se deba improvisar o por lo menos así lo pienso.

Lo primero que hice fue mirar por qué caminos iban. El camino no parece que tenga mucha complicación. Una primera parte en la que cruzas Sevilla de Este a Oeste (Km 13) para llegar al corredor natural del río Guadaira que circula paralelo. Siguiendo el corredor damos con la desembocadura del Guadaira en el Guadalquivir (Km 40). Posteriomente te separas del río para adéntrate en los campos de cereales hasta que retomas el camino pegado al río Guadalquivir en la antigua carretera del práctico (Km 55). Allí hasta el Km 90 el río es un fiel compañero mientras se sigue lla ruta del práctico que se deja atrás para adentrarse en el parque del Pinar de Algaida. Cuando se sale del mismo solo quedan 10 Km mal contados hasta llegar a Sanlúcar de Barrameda y completar los 110 Km.

Sabiendo esto solo hay que preparar físicamente para aguantar sin problemas seis horas en bici que se necesitan. Con cuatro horas de media semanal en bici estática es suficiente. El ritmo que debes seguir debe ser el más alto que puedas llevar durante una hora. Otra cuestión es no llevar culotes acolchados. Es mejor no acostumbrarse. Luego en la ruta llevarás uno y se notará. Otra cosa sera es el agua y comida. Dos litros y dos bocadillos es suficiente.

Hay que tener en cuenta que se tiene que regresar a casa. Para eso se me ocurrió ir el día de antes. Dejar el coche en Sanlúcar y regresar en autobús que lleva a Jerez y en Jerez coger el tren de media distancia de Cadiz-Jaen. Con Google Maps se puede bichear bien.

El día 22 de enero fue el primer intento. El cuál fue terminado con éxito y con un viento de noroeste que acompañó todo el viaje. Ese es un aspecto fundamental. No encontrar viento de cara que vuelven la aventura algo criminal. En esta ocasión el viento me irá acompañando de lado lo que ayudará pero tampoco perjudicará. windfind es tu amigo.


sábado, enero 02, 2021

Feas costumbres

No se puede decir otra cosa sobre el retraso en la publicación del tercer libro de Patrick Rothfuss en la saga de las Crónicas del asesino de reyes o la del sexto y séptimo libro de Canción de Hielo y Fuego de George R.R. Martin. No me olvido de otro caso más reciente como la tercera entrega del cómic Los asesinatos de lunes negro de Jonathan Hickman.

En todos estos casos los autores me dejaron huérfano de una historia que me apasionaba. Quizás los autores no tengan la culpa. Intereses comerciales se pueden cruzar por enmedio. En el caso de los dos primeros han publicado otro material, relacionado todos con las historias que parieron, pero como material de relleno. En el último caso no sé si el autor también se está dedicando a otros quehaceres más prioritarios.

Hace tiempo aprendí como lección en la vida que "aquello que se empiece hay que acabarlo". Parece que es difícil cumplir con ella.

lunes, diciembre 07, 2020

El eterno ciclo de Star Wars

Hay que tener en cuenta que Star Wars es siempre una repetición sobre un mismo tema y que esa repetición no hace mas que empeorar un producto que me entretuvo y ocupó parte de mi tiempo de ocio. Con la llegada de la serie El Mandaloriano, tenemos algo nuevo pero que retoma las esencias de la trilogía inicial.

Creo que es cierto que la serie supera todo lo posterior que se hizo a la primera trilogía. Pero la pura verdad es que no era tan difícil de hacer, quizás esas trilogías posteriores nos parecieron peores a los seguidores porque las vimos como una oportunidad perdida al no sorprendernos en nada. También nos defraudaron al darnos cuenta de que dejamos de ser el público objetivo, por lo que las historias y modelos narrativos nunca nos pueden sorprender.

Por otra parte, nuestra propia ansia nos hizo pedir más, demandando continuar un producto. Esa sed fue nuestra perdición, porque lo hicieron pero no para nosotros. Ya fuimos amortizados.


jueves, noviembre 19, 2020

Casi las tres de la mañana

A las 2:49 dejo de leer al 86% el libro Loba Negra de Juan Gómez-Jurado que ha conseguido engancharme. Es necesario dormir.

sábado, septiembre 19, 2020

Chromecast tuneado

Tenía problemas con el chromecast. Se reiniciaba al poco rato de iniciar la reproducción porque se calentaba. Después de leer en internet, encontré la publicación de Diego Rabi, que decía que desde que le quitó la tapa, dejo de reiniciarse.

No había nada que perder. Queda más feo, pero el problema ha desaparecido.

lunes, enero 25, 2016

Después de la litotricia

Cuarenta y ocho horas después de la litotricia me queda un buen trecho por recorrer. El viernes a las 9:30 de la mañana me tenían en la camilla de la máquina (Dornier es el fabricante). Estuvieron aplicando ondas hasta llegar a una intensidad de 7, empezando desde 3. Un total de ondas de 3000 sw (desconozco el significado de sw) y potencia acumulada de 130 mJ (miliJulios).

La duración de la sesión de ondas no la puedo concretar, 30-40 minutos creo que pero no lo puedo asegurar. En cualquier caso, si cada onda era generada por los clack de la máquina, podían ser unos 50 minutos (la frecuencia de los clack era de uno por segundo). Los doctores y enfermeros se extrañaron de mi tolerancia al dolor, ya que apenas sentía molestias, aunque me administraron Midasolam (relajando muscular) y Meperidina (opiode sintético) como calmantes.

Al finalizar la sesión, me quitaron la bolsa y me pusieron un tapón en el catéter. Según los doctores "La fragmentación fue, en apariencia, favorable". También me indicaron que si presentaba dolor en el riñón o fiebre, tendría que ponerme la bolsa y quitar el tapón del catéter. Me recomendaron que hiciera un ejercicio que facilitaría la expulsión de los restos de la piedra, que consiste en ponerse de puntillas y dejarse caer bruscamente sobre los talones. Ese ejercicio lo he realizado en una única serie de sesenta saltitos, cada una o dos horas, según me acordaba. No había leído nada sobre el mismo antes.

El mismo viernes, a las cinco de la tarde, me empezó a dar fuerte el dolor de riñón por lo que tuvimos que abrir el tapón, relajando la presión, durmiendo toda la noche del viernes al sábado con la bolsa. El sábado por la mañana volvimos a poner el tapón y hasta el domingo por la tarde, en la que tuvimos que volver a abrir el tapón, pero lo volvimos a dejar cerrado.

Pasadas las cuarenta y ocho horas no he tenido hematuria, si que he sentido molestias en la zona de la vejiga y uréter, en paulatino descenso. Las molestias son como resquemores. El viernes y sábado orinaba algo más oscuro, inapreciable, pero no he podido recoger ningún resto en el colador, creo que el colador de tela no es el más adecuado. El domingo orinaba más claro.

El lunes cambié el método para la recolección de restos y comprobar si había piedras, orinando en un bote de cristal, dejando que se asentaran los restos. Mantengo mis dudas de que los restos sean de la piedra o no, ya que por el medicamento tamsulosina que estoy tomando para relajar los conductos (uretra y uréteres) o del antibiótico (ciprofloxacina) podían ser otras sustancias.

La máquina de la litotricia (litotriptor) era una Dornier, aunque desconozco el modelo. Supongo que a lo mejor se puede encontrar el modelo exacto en los B.O.J.A. por los contratos de mantenimiento, pero no he conseguido dar con él.

miércoles, enero 20, 2016

Parte de piedra número nueve

Hoy iniciaba la novena semana. Todo parecía que iba a seguir la misma tónica que las últimas semanas, sin novedades en el frente, pero a última hora de la mañana he recibido una llamada para darme la cita para la litotricia. No será un camino de rosas, pero estoy encantado de tomarlo.