martes, enero 28, 2014

El mar de la suavidad

El fin de semana estrenamos en casa una sábanas de franela. Aún no me acostumbro a ellas de tan suave que queda la cama, es sumamente extraña la sensación. Doy vueltas y revueltas antes de quedarme dormido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario